10 actividades prácticas Montessori a partir de los 18 meses

Lavar la ropa A los pequeños les encanta lavar la ropa y les hace sentir independientes. Puedes empezar pidiéndole que lave los paños de cocina. Dale dos cuencos: uno para enjabonar y otro para enjuagar.

Colgar la ropa después del lavado, pídale al niño que pase el rato: entréguele pinzas para la ropa fáciles de abrir y coloque un tendedero para secar a su altura. Esta actividad es muy útil para ejercitar la motricidad fina.

Mantener el orden Los niños necesitan un orden. Una casa en desorden, sobrecargada de objetos y con demasiados estímulos los asfixia. Por eso hay que prestar especial atención al medio ambiente: hacer una selección de los objetos, ordenar los estantes colocando los objetos en lugares precisos. Es a partir del orden que le rodea que el niño construye una representación psíquica del mismo y ordena las cosas en su mente.

Lavar con un trapo Aquí hay otra actividad útil para el desarrollo motor: limpiar el suelo, la mesa o algún otro mueble con un trapo. Advertencia: no se trata de obligar al niño a limpiar, sino de enseñarle a cuidar el medio ambiente que lo rodea. Si no siente la presión del adulto, estará feliz de hacerlo. Cuando termine, dígale que devuelva el material. Enséñale a ser preciso.

Prepare la ropa para el día siguiente Antes de acostarse, acostúmbrese a preparar la ropa para el día siguiente. Luego, colócalos juntos en sucesión: la camisa en la espalda, la falda en la silla, los calcetines en el suelo. Esto es para que adquiera el esquema corporal. También es un momento que enriquece su vocabulario con nuevos términos. A la edad de cuatro años, podrá completar la operación por su cuenta.

Organizar la cocina La cocina es un verdadero paraíso sensorial. Y en este entorno podéis hacer muchas actividades juntos. Lo importante es organizar un pequeño rincón con todo lo necesario para poner la mesa y con algunos utensilios para cocinar, para que esté a su altura. De esta forma le ayudas a volverse autónomo.

Apariencia Esta actividad es muy útil para perfeccionar los movimientos y la coordinación y desarrolla su comportamiento social haciéndolo participar en la vida de la familia. Para empezar, puedes preparar unos manteles individuales con los objetos dibujados en ellos: platos, cubiertos, vasos. Guiado de esta manera, el niño reconocerá los elementos que se deben tomar del mueble alto y colocarlos sobre la mesa.

Lavar los platos A los niños también les encanta lavar los platos. Lo ideal sería tener un fregadero con dos senos, de lo contrario conseguir un lavabo: en el fregadero dejar el jabón y en el lavabo enjuagar.

Sírvase beber Después del primer año, los niños expresan el deseo de ayudarse a sí mismos a beber. Dale una jarra y al principio párate a su lado para ayudarlo a servir, pero luego déjalo experimentar por su cuenta. Estará feliz de poder hacer ejercicio y se sentirá respetado y escuchado en su necesidad de autonomía.

Cáscara de guisantes Una vez que su hijo se sienta cómodo con el trasiego, estará listo para ayudarlo a pelar los guisantes o frijoles. Ejercicios siempre útiles para la motricidad fina.

"100 actividades Montessori " de Eve Herrmann (The Hippocampus Boys); 12,00 euros.

Deja Tu Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here